¿Hubiera podido decir María “no” a Dios? La pregunta así como está, no puede contestarse ya que hablamos de un universo paralelo. Pero creo que si cambiamos la pregunta un poco podemos encontrar algo aún más importante: ¿el sí de María fue real y voluntario?

Es cierto, María no nació con el pecado original, no tenia una inclinación natural hacia el mal, pero tampoco la tenían nuestros primeros padres. Verán, mientras Adán y Eva se paseaban por el Jardín del Edén y convivían con Dios, eligieron no sacrificarse por un mandato divino, tenían intacta esa capacidad de elegir su voluntad por sobre la de Dios. Que María hubiera nacido sin el pecado original no la inhabilitada para rechazar el designio divino.

Por eso es la nueva Eva… No hay nada en María naturalmente superior a Eva que no sea el deseo y la humildad de poner a Dios en el centro de su vida, de sacrificar su vida para Dios. Porque María sacrificaba muchas cosas, su tranquilidad, su reputación, su matrimonio, a su mismo hijo…, y sin embargo dijo: “¡Sí!…, hágase tu voluntad