Los Evangelistas Sabían de lo que Hablaban

Los Evangelistas tenían un conocimiento familiar sobre los lugares, tradiciones y la época de la que hablan.

Geografía

Los Evangelios nombran entre ellos más de 26 poblaciones, y cada Evangelista tiene al menos una mención única de una población. Entre las poblaciones se mencionan tanto famosas y grandes como pequeñas y no conocidas. También se mencionan más de 13 regiones, 5 cuerpos de agua, y otras 7 menciones a nombres de lugares.

Los Evangelios son en algunos casos, las fuentes más antiguas que mencionan lugares históricos, como por ejemplo la “Decápolis”, un grupo de 10 ciudades con cultura greco-romana en Palestina que es aparece primero en Marcos y posteriormente en otros autores como Josefo y Plinio el Viejo. O como la piscina de Betesda de 5 pórticos, de la cual no hay otra mención histórica, pero fue recientemente descubierta (Siglo XIX) por Conrad Schick.1

Cuerpos de Agua

Los evangelios nombran 5 cuerpos de agua, Marcos menciona la palabra “mar” 15 veces para referirse al Mar de Galilea, al cual solo menciona dos veces por el nombre completo. Para Marcos, intérprete de Pedro, pescador de Galilea, ese es el “mar” por excelencia. En contraste Lucas se refiere al “Mar de Galilea” como lago. Lo cual es de esperarse de alguien que no nació lejos del Mar Mediterráneo y entiende que el “mar” de Galilea no es nada comparado contra un verdadero mar.

Caminos y Viajes

Los Evangelistas conocían diferentes rutas entre las poblaciones y regiones, por ejemplo, las dos rutas entre Judea y Galilea. Saben también cuando se “sube” o se “baja” de una ciudad a otra dependiendo de su altitud. Por ejemplo se sube a Jerusalén y se baja desde Jerusalén, se baja de Cana a Cafarnaúm, se baja desde Nazaret hasta Cafarnaúm. También tienen conocimiento concreto de locaciones pocos conocidas, por ejemplo en Lucas 10,13–15 Jesús menciona Betsaida, Cafarnaúm y Corozaín (una aldea poco conocida), todas a pocos km de una de otra.

¿Qué significa esto?

El conocimiento que tienen los Evangelistas es de primera mano o transmitido por gente y testigos que conocían la geografía y los lugares que pisó Jesús. No solo eso, sino los evangelios contienen detalles que tienen sentido sólo si fueron escritos o provienen de tradiciones de los Evangelistas que la tradición siempre ha indiscutiblemente asignado a cada Evangelio.

Los Apócrifos

Comparemos esto con los “evangelios” apócrifos, que son textos que se autodenominaron “evangelios”, pero fueron escritos por otras personas distintas a los que conocieron a Jesús o recibieron el testimonio de los apóstoles. Usaron sus historias fantásticas usando personajes famosos de los Evangelios para propagar sus propias ideas.

El “evengelio” de Tomás menciona Judea una vez, pero ninguna otra locación. El “evangelio” de Judas, no hace ninguna mención de locaciones. El “evangelio” de Felipe menciona Jerusalén, Nazara (Nazaret) y el Jordán, locaciones populares que no requieren ningún conocimiento de primera mano del lugar. Esta tendencia de no hablar de lugares concretos, poblaciones, rutas, caminos, ríos, mares, regiones… hace un gran contraste con los Evangelios Canónicos.

¿PODEMOS CONFIAR EN LOS EVANGELIOS?
I – Fuentes
II – Los Cuatro Evangelios
III – Geografía
IV – Personas


  1. https://blog.israelbiblicalstudies.com/es/jewish-studies/la-piscina-de-betesda-como-un-centro-de-curacion-del-dios-griego-asclepio/ ↩︎